miércoles, 30 de marzo de 2016

La expulsión de los judios

La expulsión de los judíos de España fue ordenada en 1492 por los Reyes Católicosmediante el Edicto de Granada con la finalidad, según el decreto, de impedir que siguieran influyendo en los cristianos nuevos para que éstos judaizaran. La decisión de expulsar a los judíos o de prohibir el judaísmo  está relacionada con la instauración de la Inquisición catorce años antes en la Corona de Castilla y nueve en la Corona de Aragón, porque precisamente fue creada para perseguir a los judeoconversos que seguían practicando su antigua fe. Como ha señalado el historiador Julio Valdeón, "sin duda alguna la expulsión de los judíos del solar ibérico es uno de los temas más polémicos de cuantos han sucedido a lo largo de la historia de España". Por su parte el hispanista francés Joseph Pérez ha destacado las semejanzas que existen entre esta expulsión y la persecución de los judíos en la Hispania visigoda casi mil años antes


Desde el principio de su reinado Isabel y Fernando se preocuparon de proteger a los judíos –ya que eran "propiedad" de la corona-. Por ejemplo, el 6 de septiembre de 1477 en una carta dirigida a la comunidad judía de Sevilla la reina Isabel I daba garantías sobre su seguridad:[42]

martes, 29 de marzo de 2016

Basílica de Santa Práxedes

La iglesia, en su forma actual, fue un encargo del papa Adriano I alrededor del año 780, y construida encima de los restos de una estructura del siglo V. Fue diseñada para albergar las reliquias de las santas Práxedes y Pudenciana, las hijas de san Pudencio, tradicionalmente el primer converso cristiano de san Pablo en Roma. Las dos santas mujeres fueron asesinadas por proporcionar un entierro cristiano a los primeros mártires, en desafío de la ley romana. La basílica fue ampliada y decorada por el papa Pascual I alrededor del año 822.

El papa Pascual, que reinó entre 817 y 824, estuvo en primera línea del Renacimiento carolingio, comenzado e impulsado por el emperador Carlomagno. Deseaban volver a los cimientos de la Cristiandad teológica y artísticamente. Pascual, pues, comenzó dos ambiciosos programas, unidos entre sí: la recuperación de huesos de mártires de Roma y una campaña de edificación de iglesias casi sin precedentes. Pascual encontró numerosas reliquias y las llevó a esta iglesia. El Titulus Sancta Praxedis fue establecido por el papa Evaristo.

jueves, 17 de marzo de 2016

San Clemente de Tahull

San Clemente de Tahull (en catalánSant Climent de Taüll), es una iglesia románica de planta basilical perfecta, que se encuentra en Tahull[1](en catalán, Taüll), en el Valle de Bohí (provincia de LéridaEspaña).

En 1931 fue declarada Monumento Histórico-Artístico (Bien de Interés Cultural) y en 2000Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, dentro del conjunto de las Iglesias románicas catalanas del Valle de Bohí.


s de planta basilical con tres naves, con un ábside y a sus lados dos absidiolos, el que corresponde a la nave central más grande que los otros dos, más una torre exenta situada en la fachada meridional hacia oriente, muy cerca de los ábsides.[7]


miércoles, 16 de marzo de 2016

La vidriera de Mallorca

El Rosetón mayor de la Catedral de Santa María de Palma de Mallorca en España, conocido también como el Ojo del gótico por ser de construcción gótica, se le ha citado como el más grande del mundo gótico, (mayor rosetón original de todas las catedrales góticas europeas[1] ) en referencia y alusión a las dimensiones de la superficie acristalada.[2] [3] También es uno de los más grandes de la historia del cristianismo.

Mide entre 12,8 y 13,8 metros de diámetro (los datos recogidos en las guías turísticas difieren de forma significativa) y tiene casi 100 metros cuadrados de superficie. Lo integran 1.236 cristales. Fue construido en el año 1370 y posteriormente le fueron añadidas las vidrieras en el siglo XVI. Otras particularidades de este enorme rosetón son, la perfecta estrella de David formada por 24 triángulos que sus tracerías dibujan en él y su peculiar localización al estar situado sobre el presbiterio central y no a los pies como es habitual.

A lo largo de la historia, el rosetón ha tenido que ser repuesto en varias ocasiones, siendo la última vez por la caída de una bomba en el palacio de La Almudaina durante la guerra civil.